Aquella vez que fui dos personas

No puedo decir con exactitud el día que me encontré conmigo mismo. Lo cierto es que nos llevamos bien. Uno seguía el chiste del otro y siempre jugábamos Contra the Hardcorps peleando por quién iba a elegir al robot. Amábamos la misma música y reconocíamos cada emoción del otro. Era mejor que cualquier amistad.
A veces se tornaba aburrido, pero ambos sabíamos que lo era. Mucha honestidad. No era necesario fingir nada.

Un día, conocimos a esta chica. Su sonrisa era algo de lo que no podías escapar, era hermosa, era perfecta. Y los dos lo sabíamos. Por eso, también sabíamos que no podíamos estar juntos. Nos dijimos “Hay que solucionar esto”, porque claramente había un conflicto.

¿O no lo había?

Decidimos dejar a la suerte quién iba a quedarse con ella. Lanzamos una moneda.

Pero ella se fue con Roberto.
¡Con Roberto!

Encendimos la Sega Genesis y pensamos que quizás, el robot no debía ser el mejor personaje. Y empezamos a pelear por quién iba a usar a Fang.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: