Caminando

Sólo podía escuchar mis pasos, una y otra vez, como un goteo constante, como el ruido de un reloj sin parar. Hacia arriba no veía un final, hacia abajo no podía saber cuanto había recorrido, o incluso, si realmente había avanzado.

De vez en cuando me detenía para tomar aire y descansar mis piernas. Aunque honestamente, nunca noté que estuvieran cansadas.

¿Dónde estoy?
¿Qué es esta escalera interminable?
¿A dónde voy?

Bueno, no es que tampoco esto sea muy distinto a la vida.

Seguí caminando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: