El hombre que compraba todo lo que veía

Dicen las voces del barrio de Barracas que hay una persona muy particular. Vestido con un traje de etiqueta viejo y gastado, casi tornado gris por la fuerza que el tiempo impuso sobre el, con parches de todo tipo de telas que recubren agujeros en el mismo antiguo atavío, cruza las calles cargando sobre su espalda un pequeño carro de madera, lleno de objetos de todo tipo. Incluso trajes de mejor porte que aquel que llevaba.

Tuve la suerte de encontrármelo un día, mientras lo vi comprando dos docenas de churros en la parada del colectivo. Lo reconocí inmediatamente, pues personas con un carro no solían subir al colectivo con demasiada frecuencia. Me acerqué a el con intenciones de hablar, y fingí comprar unos vigilantes para entrar en confianza.

—Buenos días —le dije con total naturalidad, sacando el dinero correspondiente para pagar por lo que había comprado.
—Qué tal —me respondió sin siquiera echarme una mirada.

Quizás mi siguiente afirmación no fue de lo más acertada para romper el hielo, pero…

—Me imagino que le gustan mucho los churros.
—No, honestamente no hay nada que deteste más —respondió con una notoria cara de repulsión, mientras el vendedor ambulante lo miraba de reojo, como todo aquel que vende facturas.

Mi colectivo aún no llegaba, por lo que decidí profundizar en la conversación.

—Entonces, ¿Por qué los compró?

Le pregunté eso de alguna manera sabiendo su respuesta. Era el hombre que compraba todo lo que veía, así que resultaba un poco estrafalario.

—Yo compro todo lo que veo a la venta. —respondió señalando con la mirada el cartel en la canasta del vendedor.

Decía “Compre sus churros aquí, promoción por dos docenas”. En principio me pregunté: ¿quién compra veinticuatro churros? Es decir, uno está bien, dos también, tres ya es vicio. Tantos no sirven para nada.

—Entonces usted es el famoso Bertoni. ¿Podría preguntarle algo?

El hombre se alejó hasta un heladero que pasaba ofreciendo tres bombones helados por cuatro pesos. Hacía un frío de locos, pero Bertoni nunca fallaba en su misión.

—Dígame —contestó revisando su bolsillo, que parecía una fuente inagotable de dinero.

La bolsa de churros reposaba ahora en una pila de cientos de cosas en el carro del hombre, el dulce de leche se deslizaba con cautela fuera de la bolsa de papel madera, obedeciendo a la gravedad.

—¿Por qué hace esto?

Un silencio atropellado por el sonido del viento y el movimiento de una pequeña sombrilla en el carrito del heladero se instaló en el ambiente. Bertoni detuvo la búsqueda de la plata para pagar lo que debía, y me devolvió una mirada llena de angustia.

—Yo no quiero. Nada de esto. Pero, cuando era chico, mi madre me llevó al quiosco de la vuelta de mi casa. Me dio cinco pesos y me dijo que yo podía comprar lo que quería. Se quedó afuera. Salí del lugar contento, después de haber comprado una bolsa enorme de caramelos. Ella no estaba. No volví a verla, nunca más.

Sus ojos estaban llenos de lágrimas.

Entonces, pagó los helados y siguió caminando junto con su carro de madera. Se detuvo metros más adelante, en el anuncio de un negocio que vendía tarjetas de teléfono.

No supe más de el, mi colectivo llegó y seguí con mi camino.

Anuncios

2 comentarios to “El hombre que compraba todo lo que veía”

  1. Si todo esto salió de tu cabeza, wow, que envidia. Si la historia es cierta, wow, que envidia. Porque te ha quedado muy bien escrita.

    “—Me imagino que le gustan mucho los churros.”

    I LOL’D.

    Por cierto, veo que has puesto Google Ads? Y de toallas para mujeres sangrantes. D:

    PD: Se me cortó el comment, junta este con el anterior plox.

    • WTF? No puse Google Ads. Creo que WP.com agregaba publicidad de tanto en tanto, pero yo no lo vi en ningún lado (ni siquiera otros blogs) . Recién abrí con IE (lolno) en caso de que fuera obra de Adblock, pero no encontré nada.

      Curioso (?)

      Si lo ves de nuevo (en que parte sale?) me gustaría ver alguna screenshot. Me voy a enojar mucho con WP.com (?)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: