Archivos para mayo, 2010

Facebook y esas páginas del demonio

Posted in Desvaríos sin convicción with tags , , on 13/05/2010 by Rui

Como usuario activo de la interneps (pero no de mi blog) me gusta conocer sobre diferentes redes sociales y como funcionan. Lamentablemente, también suelo echarle una miradita a Facebook, que resulta ser una de las que más odio y que innecesariamente se volvió una necesidad para muchos. En los últimos años se transformó en el refugio de los adolescentes de entre 12 y 16 años (los que huyeron de Fotolog en busca de algo que les permita expandir sus horizontes lujuriosos y narcisistas, por más pretencioso que suene) que ahora tienen la reprobable costumbre de crear y hacer uso de las terribles páginas.

¿Qué son las páginas? Unas cosas raras cuyo contenido suele explicarse en su título, cosas como “Yo también quemaba sapos cuando era chico”, “Todos tenemos un amigo pirómano” o “A que junto más de 5000 personas que piensan que los de Independiente son amargos”. Las personas se sienten identificadas porque así funciona el mundo (mal, espero) y demuestran su apreciación por tal afirmación para que todos entren a su muro y digan “No, no, mirá que loco, este tipo me comprende”.

El quid de la cuestión es básicamente… ¿A quién le importa todo esto? Sé que por el mero hecho de ser una red social no importa nada, es más, podemos poner como pauta el nihilismo y decir que nada en la vida importa (perdón, son los colores de este layout). Pero estoy seguro que hay un rincón llamado “Cosas que importan menos” y ahí entran los cinco mil personajes que piensan que los del rojo somos son amargos. ¿Qué necesidad, che? Hace unos años todos nos quejabamos de Fotolog porque en el fondo somos cascarrabias y nos enojamos de lo que hace la gente diferente (o igual en muchos casos).

Asumo que este comportamiento es una forma de que todos se ahorren tiempo. ¿Es más fácil definir nuestra personalidad con pequeños “Me gusta”? Sí, claro que sí. ¿Es efectivo? No. Transforma a la gente en robots. Yo paso de que un par de frases me definan como lo que soy.

Pero bueno, al mal tiempo buena cara. A ver si encuentro alguna página sobre odiar Facebook, para poner “Me gusta” y explorar el mundo de posibilidades que esa contradicción de principios causa sobre mi persona. Quizás hasta pueda transformarme en algún tipo de emperador, vamos a ver que pasa.

TL;DR vamo’ Rojo.