Kev Tynan #013 (Final)

Estimados lectores, recomiendo leer este post con la canción Cast No Shadow de Oasis en el reproductor. Haciendo click en el link anterior (el nombre de la canción) van a poder escucharla.
Sí, es el final.

El sabor que tenía en la boca era terrible. Me hacía recordar a mi pasado, cuando de joven me pelee con mi vecino por algo que no tenía demasiada importancia. Él me había ganado pues era bastante más fuerte que yo, pero al día de hoy me pregunto, ¿Quién ganó la pelea ese día?. Al final, había sido yo quien se había comido el chocolate.
Cada músculo de mi cuerpo parecía ceder por aquella electricidad y ya no podía seguir caminando. Según el Cazador ese camino seguía hasta un mirador dónde con suerte podría admirar lo que vine a buscar con tanto anhelo desde que empecé con todo esto.

Deseaba ver el sol. Era una prueba para mí, una prueba en la que demostrar que había estado vivo, había vivido una aventura y había seguido el camino de mi corazón, no importaba qué. Quizás era un sueño absurdo, peligroso y no tenía razón para llevarlo a cabo. Siempre creí que los sueños no necesitaban una razón, por lo que me sentía bien conmigo mismo.

Pero ese camino que se hacía interminable había llegado a su fin. Había llegado al mirador que parecía sobreponerse ante la ciudad que podía ver -o más bien distinguir- por las lejanas luces.
No sé que esperaba ver con mis doloridos ojos que se cerraban de cuanto en cuanto por el extremo dolor que sentía. O más bien que debía sentir, pero que mi cuerpo resistía.

Mis piernas perdieron las fuerzas por completo y me derrumbé sobre la nieve, boca abajo, tal y como había estado cuando fui capturado por los guardias.

Tenía miedo. Miedo de lo que vería encima de mí. Aunque mis ojos ya sabían la verdad, mi corazón pensaba lo contrario. No quería abandonar la idea que me hizo empezar todo esto.

Me levanté sobre mis rodillas, temblando por el esfuerzo físico que tan ridícula acción suponía en mi maltrecho cuerpo. Levanté la cabeza, esperando ver algo.

Empecé a escuchar. Un sonido familiar. Cientos de campanas sonando al unísono desde lugares distantes o cercanos. Todas sonaban juntas, complementando sus sonidos, haciéndome entender mi situación.

Eran las 17:55.

No había sol.

Y yo me encontraba allí, en lo más alto, observando un cielo oscuro. Un cielo sin vida.

Después de todo… esto fue obra mía.

(No hay nada más escrito, solo un montón más de hojas en blanco)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: