Métodos terapéuticos Ruídicos I

Buenas a todos y bienvenidos una vez más a este conocido segmento del blog en el que damos consejos a personas agobiadas por los males de la sociedad, personas cuya psiquis está tan desviada que haría falta mucha magia para ponerla su lugar, y personas que, ahora mismo, sin soportar más el peso de la vida, tienen un revolver en su mano izquierda, apuntándolo en su cabeza y el mouse en la mano derecha para hacer scroll y navegar por este blog.
¡No se suiciden!

Aquí les traemos el primer consejo de la colección de Métodos terapéuticos del doctor Ruid a su servicio para que no ande gastando balas en cosas que no lo valen (por ejemplo usted).

Nuestro primer consejo tratará sobre la ira. Yo, autor de este blog y creador de este libro sufro de retener mucha ira, y a lo largo de mi vida fui encontrando deliciosas formas de repelerla y transformarla en paz, para no tener que matar a nadie ni andar incendiando edificios por el centro.

Pirómano: Incendié un edificio en el centro y temo volver a hacerlo…
Gorgory: Oh, si, claro, voy a escribirlo en mi máquina de escribir invisible. (¡Orate!)

¿Cuantos de ustedes padecen de esto? (No de la frase de Gorgory, hablo de la ira) ¡Todos! ¡Nadie escapa de enojarse!

Estaba muy enojado el que hizo esto.

Estaba muy enojado el que hizo esto.

Una de las cosas que descubrí que sirve para llevar la ira a donde corresponde (al limbo) es construir castillos de naipes. Así es, señoras. Fácil, cómodo, barato y entretenido. Muchos pueden decir que esta última declaración no es cierta, pero es porque claramente no tienen imaginación ni entienden el arte de crear estructuras magníficas con una simple baraja española. (?)

Lo que pasa con esto es que para evitar que todo se desplome tenemos que concentrarnos bastante, y es casi como una forma de meditación en la que dejamos la mente en blanco y únicamente pensamos cosas como “¿Puse bien esa carta?”, “¿Habré escondido bien el cadáver?”, “¿Este traje me hace ver gordo?”, etc. Entonces, como por arte de magia (o más bien “como por arte de lo que expliqué recién”) la ira desaparece, nos olvidamos de ella. Todos nuestros problemas se reducen a mantener estable nuestro grandioso palacio.

Les diría que los deportes funcionan igual y sirven para entrenarnos físicamente además, pero me divierte más esto.

La gente se llena la cabeza de problemas y piensa que son enormes e imposibles de solucionar. Esto pasa con los adolescentes, más que nada, que creen que realmente les pasan cosas malas (“ay, no, mi vida no podría ser peor, mi ipod se rompió”) Probablemente no pensar en los problemas no sea la mejor forma de pelear, pero, claramente prueba que si podemos olvidarlos, no son taaan terribles.

Suerte en la vida, gente!

“Don’t forget to breathe, very important.”
(Miyagi – The Karate Kid)

Anuncios

2 comentarios to “Métodos terapéuticos Ruídicos I”

  1. Mi buen señor, pocas cosas en la vida generan mas ira que esforzarse construyendo un castillo de naipes y que sin querer se colapse toda la estructura.

    Dx

    • Por favor, eso es porque usted, Señor X, con el debido respeto, no tiene habilidad para armarlas (?). Además, que se caiga todo es como la vida misma, siempre hay que aprender a volver a armar el castillo, no importa cuantas veces se caiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: